¿Cómo organizamos una dinámica de motivación en Playmotiv?

En Playmotiv nos dedicamos a mejorar el rendimiento de equipos de ventas mediante su motivación, formación y enfoque hacia los objetivos adecuados. Trabajamos con empresas que quieren incrementar sus ventas y conseguimos resultados. Hasta ahora, la media de las partidas jugadas suponen un aumento de un 16 % en las ventas de nuestros clientes, siendo en algunas de las dinámicas, mucho mayor.

¿Cómo es una dinámica de motivación con Playmotiv?

¿Qué entendemos por dinámica de motivación?

Una actividad en la que participa todo el equipo, con una finalidad de estimular todo el potencial del grupo, de caracter participativo y vivencial y con un claro componente lúdico. Invitamos a las personas a jugar mientras trabajan por sus objetivos y aprenden, a la vez que acceden a los datos para saber cómo lo están haciendo.

¿Cómo planteamos este tipo de dinámicas de motivación desde Playmotiv?

Creamos una historia, que puede ser un rallye,  una maratón, una liga o una ascensión al Everest. Esa será la base de la partida, del juego. Ese juego es la dinámica de motivación en la que va a participar el equipo, por ejemplo, de ventas. Los participantes van a poder seguir la aventura mediante una app en el móvil, en la que se les explicará mediante videos y textos en qué etapa están y cuáles son sus objetivos. A la vez, podrán consultar en qué posición están respecto a los demás, si están o no cerca de sus objetivos o qué premios han conseguido.
Playmotiv cuenta con una plataforma tecnológica que gestiona todos los aspectos necesarios del juego y brinda un panel de control a los responsables, para poder hacer el seguimiento de todos los datos e indicadores necesarios.  Permite establecer bien los objetivos, acompañar el juego de formación que ayudará a conseguir esos objetivos, y conocer en todo momento si se están cumpliendo.
Al uso de este tipo de técnicas de juego fuera del ámbito propio también se la conoce como «gamificacion«. 

¿Cómo organizamos un proyecto de gamificación en Playmotiv?

1) Determinar los objetivos de las dinámicas de motivación. Marcar los KPI’s

Fundamental y básico para iniciar cualquier proyecto. ¿Qué queremos conseguir iniciando esta aventura? ¿Cuál es nuestro objetivo u objetivos? Si hablamos, por ejemplo, de empresas de gran consumo, los objetivos que habitualmente trabajan son:
— Incrementar las ventas.
— Aumentar distribución.
— Aumentar surtido.
Es muy importante definir bien este objetivo ya que toda la dinámica girará alrededor del mismo. Por otro lado, si bien las dinámicas permiten establecer tantos objetivos como queramos, recomendamos establecer un objetivo principal y uno secundario.
Una vez establecidos los objetivos debemos trasladarlos a indicadores (también conocidos como KPI o Key Perfomance Indicators). Si el objetivo son las ventas, un indicador posible serán las ventas totales. Sin embargo, debe tenerse en cuenta la configuración del equipo que va a participar. En aquellos equipos grandes repartidos por territorios con muchas diferencias socioeconomicas entre ellos comparar ventas totales no tiene sentido. Es necesario, para poder implicar por igual a todas las personas participantes, emplear KPI’s relativos. Por ejemplo, un % sobre el total de ventas que cada persona tenga como objetivo. De esta manera, podemos comparar resultados sin distorsionar la tabla por razón de la ubicación de los participantes.

2) Conocer la tipología de los/las participantes y escoger la temática de las dinámicas

Una vez identificamos los objetivos, es necesario preparar un perfil de las personas que participaran de la dinámica de juego. ¿Se trata de un equipo homogéneo? ¿O quizá encontramos personas muy distintas en el grupo? ¿Cómo es un día a día de esas personas? ¿Con qué tipo de productos trabajan? Todos estos datos nos permitirán escoger una temática que implique a los participantes, en la que se sientan cómodos y motivados, objetivo principal de la actividad. En este sentido, trabajamos temáticas muy distintas entre si, como rallyes de carreras, ascensiones de montañas, maratones, ligas deportivas o torneos medievales.
A partir de la elección de la temática podemos escoger también todos los elementos que van a girar alrededor de la misma. Para favorecer la implicación de los equipos en la dinámica es importante diseñar una jornada de lanzamiento o kick-off en la que explicar todos los aspectos del juego. Preparar un pack con merchandising que haga referencia a la partida ayudará a motivar aun más a los jugadores. Por ejemplo, preparar una mochila con elementos propios de una escalada facilitará que las personas que van a participar se sumerjan en el juego de motivación, al mezclar elementos off-line con on-line.

3) Duración de la dinámica de motivación

A la hora de escoger la duración del juego es importante tener en cuenta que no sea ni demasiado larga, porque mantener la motivación puede resultar complicado, ni demasiado corta, ya que eso puede suponer que no se cuente con tiempo suficiente como para que la dinámica surja efecto en la motivación de los jugadores. En este sentido, nuestra experiencia nos indica que una dinámica de este tipo debería durar un mínimo de 2 meses y un máximo de 4.

4) Número de etapas y ritmo de juego 

La aventura, la dinámica, debe estar dividida en distintas etapas, que marcaran el ritmo. Esas etapas del rallye, de la ascensión o de la carrera, van a marcar distintos hitos en la aventura, que permitirán regular la motivación de los participantes. Por ejemplo, al final de cada etapa puede haber reparto de premios o revisión de la clasificación con reconocimiento a los mejores clasificados. Una etapa también puede servir para premiar sobre el cumplimiento de un indicador secundario, a modo de meta volante. Una vez más, en nuestra experiencia, recomendamos que las etapas no excedan de un periodo de dos semanas, de forma que podamos ir gestionando adecuadamente la motivación de los participantes.

5) Número de participantes y estructura de la dinámica

¿Competirá todo el mundo contra todo el mundo? ¿Va a ser una competición por equipos? En función de los objetivos que tenga el juego, será más aconsejable una u otra opción. Por ejemplo, en una empresa de retail puede ser interesante organizar una dinámica en la que participen las tiendas como equipo y compitan entre ellas, no cada una de las personas que lo integran. Otra de las opciones es que el juego pueda variar durante su desarrollo. Por ejempo, una primera etapa en la que se participe territorialmente, en la que los/las jugadores/as estén divididos en distintos grupos, y una segunda etapa en la que todos se incluyan en un único grupo compitiendo entre ellos.
Por otro lado, nuestras dinámicas permiten incluir en una misma partida a tipos de jugadores de grupos distintos. Por ejemplo, podemos incluir a personas del equipo propio, personas de equipos de terceras empresas y también a personas de los puntos de venta, de forma que, cada unas con sus distintos objetivos, todas participen de un mismo juego.

 

6) Premios de las dinámicas de motivación

La motivación es el objetivo de toda dinámica de gamificación. La motivación que genera este tipo de aventuras se obtiene de dos grandes fuentes. Por un lado, la que surge de la propia competición y que nutre la motivación intrínseca de los participantes. Es la relativa a elementos como compararse con los demás, competir, verse reconocido, aprender. Y por otro lado, la motivación extrínseca, vinculada a los premios que se obtienen por alcanzar los objetivos marcados en la aventura.
Es muy importante que haya un equilibrio entre ambos tipos de motivación. Por eso, la dinámica debe estar bien adaptada al tipo de equipo, trabajo y objetivos que se buscan. Y por eso, también es muy importante escoger bien los tipos de premio y la cadencia con la que van a ser entregados. Pueden entregarse premios en especie o premios en metálico. En nuestra experiencia, se obtienen mejores resultados si se reparten premios de menor importe entre más participantes, que si se reparte un premio mayor a menos jugadores/as. Por eso, la media de personas premiadas en nuestras aventuras es de un 72 %. Los periodos en los que se reparten los premios, el ritmo, que comentábamos en el punto anterior, son también muy importantes. Para mantener la motivación constante es recomendable premiar periodos cortos. El hecho de premiar periodos largos, por ejemplo, una vez al més, puede fomentar un efecto sprint final que choca con los objetivos de una dinámica de este tipo.

Si estás interesado/a en conocer un caso de éxito de nuestros clientes y ver cómo un juego puede incrementar las ventas, tienes un video aquí donde te lo explica nuestro propio cliente.

Rallye de los 6 continentes de Playmotiv. Otra de nuestas dinámicas de motivación.

pirata jugando con el ordenador
¿Quieres saber cómo vender hasta un 20% más?
Escríbenos y te lo explicamos.
Gracias por tu interés, en breve nos pondremos en contacto contigo.
Lo sentimos, ha habido algún problema enviando su solicitud.
Lo más leído