Usa la gamificación para aumentar el “employee engagement”

Qué es el employee engagement o satisfacción de los empleados


El employee engagement es el vínculo emocional que establecen los empleados con la organización y se manifiesta en su nivel de compromiso, pasión y lealtad hacia su propio trabajo y la organización. Un alto nivel de employee engagement se traduce en ganas de dar lo mejor de un mismo en el trabajo y en un alto grado de motivación e implicación en los proyectos de la empresa. Un ejemplo sería el del trabajador que llega al trabajo contento y con ganas de llevar a cabo sus tareas porque le gusta lo que hace y porque sabe que su esfuerzo es valorado por su equipo. Además, el empleado satisfecho está orgulloso de pertenecer a la organización, lo que le convierte también en un gran embajador de la marca.

Los datos revelan que la implicación de los trabajadores tiene un efecto directo en la cuenta de resultados de las empresas. Cuando el employee engagement es alto, los resultados, especialmente en los departamentos de ventas, se incrementan. Del mismo modo, la insatisfacción laboral de los empleados puede producir pérdidas. De acuerdo con un estudio de la consultora Gallup,  los costes causados por el absentismo laboral, las bajas por burn out y los accidentes laborales costaron a la economía americana entre 450 y 550 billones de dólares en el año 2017. Por eso, es fundamental que las organizaciones valoren el bienestar de sus trabajadores y tengan en cuenta los elementos que pueden favorecer el employee engagment en el desarrollo de sus dinámicas internas.  


Qué factores contribuyen en el employee engagement


1. Compartir valores con la organización

Las empresas en las que los trabajadores se sienten más implicados y comprometidos emocionalmente son aquellas con las que pueden compartir valores. Una empresa medioambientalmente sostenible, justa con los clientes y proveedores y respetuosa con sus trabajadores conseguirá mayores niveles de implicación y satisfacción profesional que una cuyo único objetivo sea solamente aumentar beneficios a cualquier precio. Los trabajadores necesitan compartir la misión y visión de la empresa y su forma de hacer las cosas. Por eso, la identificación emocional con la organización y el orgullo de pertenencia juegan un papel clave en el employee engagement. Es fundamental que las empresas integren en su ADN valores claros y auténticos y, sobre todo, que actúen en consecuencia.


2. Tener claros los objetivos

Los trabajadores que logran conquistar sus objetivos están más implicados en las organizaciones que quienes no consiguen hacerlo. Pero, a menudo, el problema es que los trabajadores no saben exactamente cuales son las metas que deben conseguir. La satisfacción profesional pasa por entender el propio rol en el conjunto de la organización y sentir cada esfuerzo realizado va en una dirección concreta y es visualizado y valorado por el entorno. Para ello, es necesario tener claros los objetivos propios y de la entidad y recibir a menudo feedback del trabajo realizado y su efecto en el conjunto. En este sentido, hay metodologías profesionales que ayudan a marcar objetivos realizables a corto plazo (agile), pero también se pueden establecer metas mensuales, trimestrales o anuales para que los empleados puedan visualizar siempre los objetivos. Del mismo modo, marcar objetivos por departamentos


3. Recibir formación continua

Ofrecer formación a los trabajadores es una excelente inversión para las organizaciones, que genera beneficios como:

  • Incrementa la calidad y productividad del trabajo de los empleados, ya que pueden aplicar el conocimiento adquirido a su actividad profesional, lo que repercute positivamente en la organización;
  • Demuestra el interés de la organización por favorecer el desarrollo personal y profesional de los empleados;
  • Aumenta el compromiso del trabajador con la firma, ya que se siente valorado y cuidado por la organización;
  • Mejora la retención de talento, ya que actúa como incentivo de continuidad para los profesionales.

Usa la gamificación para aumentar el “employee engagement” | Playmotiv



4. Disfrutar de flexibilidad horaria

La flexibilidad horaria es uno de los beneficios más apreciados en la actualidad por los trabajadores. La mayoría de los empleados (no sólo quienes tienen hijos pequeños a su cargo) valoran positivamente poder disfrutar de cierta libertad de gestión de su horario de trabajo y mantener así un equilibrio sano entre vida profesional y personal. Tanto adaptando el horario de entrada y salida como trabajando de forma remota un día a la semana, los empleados aumentan su capacidad de optimización del tiempo personal y se siente más satisfechos, lo que mejora su productividad y su implicación con la marca.


5. Tener un salario adecuado

El salario es una de las motivaciones primarias a la hora de elegir un puesto de trabajo. Por eso, resulta fundamental que sea adecuado al nivel de responsabilidad exigido. De esta forma se atraerá y retendrá al mejor talento y se logrará que los empleados se sientan satisfechos en la organización. En este sentido, resulta positivo para el employee engagement contar con una política de sueldos transparente y justa, que permita al trabajador conocer las escalas de sueldo asociadas a las diferentes posiciones y los requerimientos para postularse a cada una de ellas. De esta manera, los empleados pueden marcarse objetivos concretos y esforzarse para conseguirlos sabiendo de antemano los requisitos que deberán reunir.


6. Gozar de libertad y autonomía

Cuando los superiores coartan la capacidad de decisión de sus equipos, no sólo están dañando la motivación de sus equipos sino también su productividad. Nadie se siente cómodo teniendo a un jefe vigilando cada minuto lo que está haciendo. Pero, sobre todo, nadie se siente motivado ni satisfecho trabajando en una organización que no confía en su criterio ni le da espacio para resolver individualmente los problemas. Por eso, es fundamental dotar a los equipos de libertad y autonomía. Cuando se incentiva a los profesionales a tomar sus propias decisiones dentro de los protocolos de la organización, estos se sienten más seguros y más valorados por la empresa.


7. Sentirse integrado en el equipo

Numerosos estudios han demostrado que tener amigos en el trabajo aumenta el compromiso y la motivación profesional. Todos trabajamos mejor si nos sentimos felices en el entorno personal que nos rodea. Por ese motivo, es recomendable que las organizaciones presten atención a las relaciones interpersonales entre los profesionales y traten de favorecerlas generando espacios informales de ocio. Una buena forma de conseguirlo puede ser organizando salidas de grupo o actividades en las que compartir tiempo de ocio, como comidas, concursos o competiciones.

Del mismo modo, es importante potenciar la participación de los empleados en las propia organización y favorecer que se sientan parte importante de ella. Crear vías de comunicación bidireccional donde las propuestas de los trabajadores sean valoradas y escuchadas puede resultar tan relevante como hacerles partícipes de las decisiones de la organización para que puedan sentir que son considerados por la empresa.


8. Recibir reconocimiento y feedback

Sentir que el trabajo propio es valorado por la organización es fundamental para el employee engagment. Los empleados necesitan recibir feedback, ya sea para celebrar sus éxitos como para animarles y ayudarles a mejorar sus resultados desde una perspectiva constructiva. Los trabajadores que reciben el reconocimiento y la atención de sus jefes directos e indirectos se sienten más motivados y comprometidos con la marca. No sólo se trata de felicitar los buenos resultados o agradecer los esfuerzos extra: cosas tan simples como dar los buenos días pueden marcar la diferencia.  Por la misma razón, aquellos empleados que perciben que su trabajo es invisible no sólo tienden a perder la motivación, sino que es más probable que terminen abandonándolo.

Gamificación para aumentar el employee engagement | Playmotiv



Cómo medir la satisfacción de los empleados


A pesar de parecer un concepto etéreo, el employee engagement puede ser medido y cuantificado. Existen diferentes modelos de valoración, aunque los más empleados son las encuestas individuales de tipo personal o las entrevistas one-to-one entre managers y trabajadores. En ambos casos, el objetivo es cuantificar el engagement del empleado en base a criterios estandarizados como su vigor profesional (nivel de energía y resiliencia mental en el trabajo), su dedicación (plasmada en sensaciones como la relevancia, el entusiasmo, el orgullo o el reto) o su absorción (nivel de concentración y percepción de que el tiempo pasa rápido realizando las tareas).

Descubre otros tests específicos de evaluación de la motivación de tus trabajadores en nuestro post Motivación laboral: claves del éxito.

La consultora Gallup, por ejemplo, calcula el employee engagement solicitando a los empleados que valoren numéricamente cuestiones como la claridad con la que conocen sus objetivos; la atención que la organización presta a sus opiniones; si cuentan con el material necesario para realizar sus tareas; la importancia que tiene para ellos la misión de la organización; la calidad del trabajo y el compromiso del equipo del que forman parte; las relaciones personales con superiores y compañeros; la recepción de elogios o reconocimientos y la percepción de oportunidades de crecimiento y desarrollo en su carrera profesional.


Beneficios de tener empleados satisfechos y alineados


Los empleados motivados son más productivos y activos y están más comprometidos con la marca. Eso tiene una repercusión directa en la satisfacción de los clientes y, por supuesto, en la cuenta de resultados. Además de los citados, la mejora del engagement profesional es responsable del:

  • Aumento de la innovación. Los empleados motivados son más proactivos y tienden a proponer nuevas ideas y estrategias de las cuales se beneficia la organización.
  • Reducción del absentismo laboral.
  • Aumento de la fidelización de clientes, que pueden llegar a doblar sus compras y recomendaciones gracias a la atención de empleados motivados y comprometidos con la marca;
  • Disminución de la rotación y mejora la retención del talento.



Gamificación para ventas y employee engagement


La gamificación es una excelente herramienta para incrementar el employee engament porque aúna muchos de los elementos s que influyen en su desarrollo. A través de la gamificación, los jugadores pueden clarificar sus objetivos y metas a corto plazo, recibir feedback de forma regular y obtener un reconocimiento público por sus logros que se traduce también en premios.  Al convertir las tareas profesionales ordinarias en una competición y añadirle un elemento de ocio gracias al storytelling, los empleados no sólo pueden disfrutar de un espacio informal de relación con sus compañeros a través del cual estrechar sus lazos, sino que también perciben el interés de la organización por su bienestar. Estos beneficios son especialmente relevantes en el entorno de los equipos de ventas que a menudo deben enfrentarse a largas jornadas solitarias ya que, a través de la app de la gamificación, pueden compartir su evolución y la de sus compañeros y de este modo, sentirse parte del grupo.

En Playmotiv, desarrollamos gamificaciones capaces de mejorar las ventas y la productividad de los profesionales. Pero, sobre todo, logramos que los jugadores perciban su trabajo ordinario como un reto y una gran aventura motivadora. Esta es para nosotros la mejor fórmula para incrementar el engagement profesional.

pirata jugando con el ordenador
¿Quieres saber cómo vender hasta un 20% más?
Escríbenos y te lo explicamos.
Gracias por tu interés, en breve nos pondremos en contacto contigo.
Lo sentimos, ha habido algún problema enviando su solicitud.
Lo más leído