GamificaciónMotivaciónProductividadRRHH

Gamificar contra la desmotivación laboral

Por 23/10/2018 abril 17th, 2020 No Comments
Evitar la desmotivación - Gamificación para empresas - Playmotiv

El 80% de los trabajadores europeos no está motivado en su trabajo. Hoy descubrimos cómo se puede revertir esa situación gamificando.

Causas de la desmotivación laboral

Un estudio realizado por la consultora Gallup entre más de 70.000 trabajadores de 141 países determinó que sólo 1 de cada 8 empleados del mundo se siente satisfecho en su puesto de trabajo. Las tareas repetitivas, la sensación de falta de valoración por parte de superiores o compañeros o el exceso de presión en periodos de alta productividad son causas habituales de desmotivación entre los empleados. El mal ambiente en el trabajo y la baja remuneración son otros de los factores que aumentan la desmotivación.

El  60%  de la fuerza profesional está compuesta por millenials , que valoran especialmente la diversión, la innovación y la transparencia en las empresas

Para realizar el estudio, los cuestionarios recogen preguntas divididas en cuatro grupos:

  1. Necesidades básicas:
    1. Sé que se espera de mí en mi trabajo
    2. Tengo los recursos necesarios y material que necesito para llevar a cabo mi trabajo
  2. Necesidades individuales:
    1. En el trabajo tengo la oportunidad de hacer lo que hago mejor cada día.
    2. En los últimos siete días he recibido reconocimiento por hacer bien mi trabajo.
    3. Mi responsable, o alguna persona del trabajo, parece preocuparse por mi como persona.
    4. Hay alguien en el trabajo que estimula mi desarrollo.
  3. Necesidades de equipo:
    1. Mis opiniones parecen contar en el trabajo.
    2. La misión o el propósito de mi empresa hace que sienta mi trabajo como importante.
    3. Mis compañeros están comprometidos con desempeñar trabajo de calidad.
    4. Tengo un buen amigo en el trabajo.
  4. Necesidades de crecimiento:
    1. En los últimos seis meses alguien en el trabajo ha comentado conmigo mi progreso.
    2. En el último año he tenido oportunidades en el trabajo de aprender y crecer.

Por lo tanto, podríamos adoptar este cuestionario como una guía sobre cómo conseguir la máxima motivación posible de un equipo: 

  1. Establecer forma muy clara los objetivos. 

Para cualquier trabajador/a es fundamental tener muy claro que se espera de él o de ella. Tener metas claras permite saber hacia dónde se trabaja. Permite también evaluar la productividad y el rendimiento del trabajo. Si queremos alcanzar un resultado concreto, el que sea, estaremos motivados. Por lo tanto, una norma fundamental de la motivación es tener muy claro a dónde se quiere llegar. 

  1. Dotar de medios necesarios para desempeñar las tareas

Es realmente muy desmotivante negar a los miembros de un equipo las herramientas necesarias para poder alcanzar los objetivos. Si tenemos conjunto de personas motivadas, negarles los medios será percibido como una falta de compromiso por parte de la empresa, actuando como un claro inhibidor de motivación. 

  1. Dar feedback

Esto es, indicar cómo lo están haciendo en relación a lo que se espera. En este sentido, es tan importante resaltar el trabajo bien hecho como señalar aquel otro que no haya alcanzado sus objetivos. El reconocimiento positivo del desempeño de una tarea causa un impacto muy importante sobre la motivación de la persona, más aun si este se realiza de forma pública. Por otro lado, comunicarle a una persona que su trabajo no se lleva a cabo todo lo bien que debería, supone darle la oportunidad de modificarlo y mejorar, recuperando la motivación. 

  1. Escuchar

Tener en cuenta la opinión de los equipos permite a sus miembros sentirse escuchados y por lo tanto vinculados al resultado de la empresa. Por otro lado, en general, no son los responsables de los equipos los que más en contacto suelen estar con el cliente final. Escuchar las aportaciones de aquellas personas que sí lo están es necesario para prestar siempre el servicio necesario. 

  1. Formar

Acompañar a los equipos y ayudarles a crecer supone un empujón en su motivación. Por un lado, porque constituye una recompensa en si mismo, extrínseca, por el propio valor económico que puede tener esa formación. Pero además, se trata de una recompensa intrínseca, al mostrar la confianza en el trabajo realizado y en la posibilidad de asumir retos aun más importantes.  

El dinero no es suficiente motivación

Aunque el dinero pueda ser un elemento determinante a la hora de motivar a los empleados, no siempre es el factor principal. Según un estudio publicado por Universia y Trabajar.com, el 94% de los trabajadores españoles aseguró preferir un buen ambiente laboral a cobrar más dinero. Así, garantizar una buena experiencia laboral no sólo puede aumentar la productividad, sino que también puede ser un factor fundamental para lograr retener el talento en las organizaciones y evitar las consecuencias negativas de la desmotivación laboral.

Consecuencias económicas de la desmotivación en el trabajo

La Organización Mundial de la Salud señala que los trastornos por depresión y ansiedad producidos por un ambiente laboral nocivo cuestan anualmente 1 billón de dólares en pérdidas a la economía mundial. El absentismo laboral, una alta rotación de personal y el descenso en la productividad son algunas de las consecuencias habituales provocadas por los problemas físicos y psíquicos resultantes de un mal ambiente en el trabajo.

Sólo en Estados Unidos, los trabajadores desencantados causan pérdidas en productividad valoradas en 550 millones de dólares anuales.

La desmotivación laboral suele verse incrementada en periodos de alta productividad o en épocas vacacionales y postvacacionales. Por eso, muchas empresas tratan de contrarrestar los descensos en la productividad aplicando soluciones innovadoras y sostenibles como la gamificación.

Según el propio estudio de Gallup, si comparamos a las empresas situadas en el primer cuartil de trabajadores con mayor compromiso con la compañía, vemos como sus resultados de ventas son un 20 % mayor, una productividad un 17 % superior, un 21 % más de rentabilidad y un 70 % menos de absentismo, en relación a las empresas en el último cuartil. Por lo tanto, no hay duda alguna de que los resultados de aquellas empresas con plantillas comprometidas son mucho mejores.

Por otro lado, el mismo estudio refleja las diferencias en el compromiso según el tipo de profesión. El colectivo que se declara menos comprometido con su trabajo es el de la construcción, manufactura y producción industrial, seguido muy de cerca por los equipos de ventas. En el otro extremo, los directivos son el grupo de trabajadores con mejores registro de compromiso con la empresa.

Gamificar para motivar

Gamificar es asociar técnicas de juego y competición a actividades profesionales para convertirlas en experiencias gratificantes capaces de implicar y motivar a los equipos. Gamificando se pueden cubrir numerosas necesidades de las recogidas en el cuestionario:

  • Gamificar es la mejor manera de comunicar de forma clara los objetivos, vinculando el juego a su consecución («sé que se espera de mí en mi trabajo»).
  • Recibir feedback es mucho más sencillo a través de la gamificación. Los premios, los rankings, los reconocimientos se canalizan a través del propio juego («en los últimos siete días he recibido reconocimiento por hacer bien mi trabajo»). En el caso de Playmotiv, a través de la app del juego.
  • Formarse: el uso de gamificación en formación está más que probado, resultando un éxito. En el caso de Playmotiv, por ejemplo, incluyendo los contenidos en la propia aventura, de forma que quedan perfectamente enlazados al trabajo diario («en el último año he tenido oportunidades en el trabajo de aprender y crecer»).

La gamificación genera una mejora del engagement de los empleados de hasta un 30% lo que puede incrementar las ventas hasta en un 20%.

La gamificación es capaz de estrechar los lazos entre la organización y sus empleados, ya que introduce un elemento lúdico en la relación que la hace más más cercana y memorable. Además, ofrece un espacio de interacción informal entre compañeros que ayuda a reforzar los vínculos entre ellos. También es capaz de contrarrestar una de las causas más habituales de desmotivación: la falta de reconocimiento. La gamificación premia el esfuerzo del trabajador de una forma directa, objetiva y transparente, ya que se basa en datos, y reconoce públicamente al trabajo bien hecho. Pero para que la gamificación funcione, es clave que sea breve, voluntaria y que nunca sirva de excusa para añadir carga de trabajo extra al empleado.

La experiencia Playmotiv

En Playmotiv, sabemos que la gamificación es una herramienta real y efectiva para luchar contra la desmotivación. Nuestras partidas pueden incrementar en un 30% el engagement de los empleados participantes y son capaces de mejorar hasta en un 20% los resultados de sus empresas. Por eso, grandes organizaciones como Danone Waters o Mars ya han confiado en nosotros. Porque la gamificación funciona.

Si te ha interesado este artículo sobre desmotivación laboral, quizá te interese «Tres claves para motivar equipos comerciales«.