Gamificar contra la desmotivación laboral

El 80% de los trabajadores europeos no está motivado en su trabajo. Hoy descubrimos cómo se puede revertir esa situación gamificando.

Causas de la desmotivación laboral

Un estudio realizado por la consultora Gallup entre más de 70.000 trabajadores de 141 países determinó que sólo 1 de cada 8 empleados del mundo se siente satisfecho en su puesto de trabajo. Las tareas repetitivas, la sensación de falta de valoración por parte de superiores o compañeros o el exceso de presión en periodos de alta productividad son causas habituales de desmotivación entre los empleados. El mal ambiente en el trabajo y la baja remuneración son otros de los factores que aumentan la desmotivación.

El  60%  de la fuerza profesional está compuesta por millenials , que valoran especialmente la diversión, la innovación y la transparencia en las empresas

 Aunque el dinero pueda ser un elemento determinante a la hora de motivar a los empleados, no siempre es el factor principal. Según un estudio publicado por Universia y Trabajar.com, el 94% de los trabajadores españoles aseguró preferir un buen ambiente laboral a cobrar más dinero. Así, garantizar una buena experiencia laboral no sólo puede aumentar la productividad, sino que también puede ser un factor fundamental para lograr retener el talento en las organizaciones y evitar las consecuencias negativas de la desmotivación laboral.

Consecuencias económicas de la desmotivación en el trabajo

La Organización Mundial de la Salud señala que los trastornos por depresión y ansiedad producidos por un ambiente laboral nocivo cuestan anualmente 1 billón de dólares en pérdidas a la economía mundial. El absentismo laboral, una alta rotación de personal y el descenso en la productividad son algunas de las consecuencias habituales provocadas por los problemas físicos y psíquicos resultantes de un mal ambiente en el trabajo.

Sólo en Estados Unidos, los trabajadores desencantados causan pérdidas en productividad valoradas en 550 millones de dólares anuales.

La desmotivación laboral suele verse incrementada en periodos de alta productividad o en épocas vacacionales y postvacacionales. Por eso, muchas empresas tratan de contrarrestar los descensos en la productividad aplicando soluciones innovadoras y sostenibles como la gamificación.

Gamificar para motivar

Gamificar es asociar técnicas de juego y competición a actividades profesionales para convertirlas en experiencias gratificantes capaces de implicar y motivar a los equipos. La clave está en la dopamina: una hormona neurotransmisora que el cerebro segrega cuando jugamos y que es la responsable de producir sensaciones agradables en nuestro cuerpo. Al gamificar, la tarea profesional se ludifica y el cerebro reacciona segregando esta hormona que es capaz de producir automáticamente un aumento de motivación.

La gamificación genera una mejora del engagement de los empleados de hasta un 30% lo que puede incrementar las ventas hasta en un 20%.

La gamificación es capaz de estrechar los lazos entre la organización y sus empleados, ya que introduce un elemento lúdico en la relación que la hace más más cercana y memorable. Además, ofrece un espacio de interacción informal entre compañeros que ayuda a reforzar los vínculos entre ellos. También es capaz de contrarrestar una de las causas más habituales de desmotivación: la falta de reconocimiento. La gamificación premia el esfuerzo del trabajador de una forma directa, objetiva y transparente, ya que se basa en datos, y reconoce públicamente al trabajo bien hecho. Pero para que la gamificación funcione, es clave que sea breve, voluntaria y que nunca sirva de excusa para añadir carga de trabajo extra al empleado.

La experiencia Playmotiv

En Playmotiv, sabemos que la gamificación es una herramienta real y efectiva para luchar contra la desmotivación. Nuestras partidas pueden incrementar en un 30% el engagement de los empleados participantes y son capaces de mejorar hasta en un 20% los resultados de sus empresas. Por eso, grandes organizaciones como Danone Waters o Mars ya han confiado en nosotros. Porque la gamificación funciona.